¿Te atreves a descubrir las islas más curiosas del mundo?

Cuando pensamos en esos pedazos de tierra flotantes de cocoteros y playas azuladas, pocas veces caemos en la cuenta de que puedan existir estas islas más curiosas del mundo.

Santa Cruz del Islote (Colombia)

Si navegas desde la ciudad de Cartagena de India, en pleno Caribe colombiano, rumbo al sur, encontrarás la isla más poblada del mundo. Con 1,25 habitantes por cada 10 metros cuadrados, Santa Cruz del Islote no tiene calles, siendo las casas de los vecinos la mejor forma de llegar al otro lado de la isla. Un escenario algo ajustado que no resta vitalidad a unos habitantes que pasan el día jugando a fútbol o acompañando a los visitantes que llegan fascinados hasta el islote buscando realizar una sesión de snorkel. Sin duda, una de las islas más curiosas del mundo.

Sentinel del Norte (India)

Al suroeste de las islas Andaman, en India, existe una isla de unos 72 km cuadrados a la que pocos se atreven a acercarse. De hecho, ninguno consigue llegar a la playa, y si lo hace, seguramente sus habitantes le respondan con lanzas. Considerada como una de las islas más curiosas del mundo, Sentinel del Norte obedece al carácter de una etnia a la que no le gusta la llegada de extranjeros a su territorio. De hecho, las pocas instantáneas de la isla han sido tomadas a través de dron o algún aventurero que regresó con el rabo entre las piernas.

 

La Gaiola (Italia)

Una de las islas más pequeñas de la región de Napoles es una de las más malditas del mundo. Un islote topado por una villa en apariencia apacible pero que esconde terribles secretos que han condenado la existencia de sus habitantes durante generaciones. Desde un primer propietario apodado “El Mago” que terminó en siniestras circunstancias, pasando por suicidios o un último propietario que actualmente yace en prisión, La Gaiola podría ser el perfecto escenario de una película de terror en la que nadie querría participar.

Relacionado:   Estos son los lugares más visitados de México

Okunoshima (Japón)

Si en el mundo existe algo inimaginable, seguramente esté en Japón, ese país capaz de contar con hoteles donde se paga por acariciar a una mujer o donde hace unos años surgieron los “cafés de gatos”. Pero si existe un lugar curioso es Okunoshima, más conocida como La isla de los conejos en el Mar Interior de Seto. Utilizada como principal lugar para probar armamento químico durante la Segunda Guerra Mundial, la isla se convirtió en un parque donde los conejos fueron liberados, quedando prohibida la llegada de visitantes con perros y gatos a la misma. Adorables.

Socotra (Yemen)

A 350 kilómetros al sur de Yemen, se encuentra una isla que muchos han calificado ya como “El Mundo Perdido”. El motivo no es otro que un microclima que ha bendecido este lugar desértico y nómada con enormes cangrejos, los llamados “arboles de pino” o los más famosos “Sangre de dragón”, cuyas copas simulan la forma de champiñones cósmicos. Un microcosmos único dividido en un norte donde un pequeño pueblo provee a los visitantes que llegan en busca de nuevas aventuras mientras el sur carece de Internet y se entrega a los misterios de una naturaleza única e indómita.

¿Con cuál de estas islas más curiosas del mundo te quedas?