Descubre los pueblos más bonitos de España

Se acaban las vacaciones de verano, pero comienzo un “veroño” lleno de oportunidades para poder visitar alguno de los pueblos más bonitos de España.

Cudillero (Asturias)

A pesar del alto volumen de visitantes que suele recibir, especialmente en los meses de verano, Cudillero continúa siendo uno de los pueblos más bonitos de España. Ubicado en el Principado de Asturias, Cudillero despliega alrededor de su coqueto puerto numerosas casas de colores que conforman una de las estampas más idílicas del norte español.

Pedraza (Segovia)

Su condición de gran epicentro de la industria textil de nuestro país convirtió el pueblo de Pedraza en un monumento en sí mismo. Una fortaleza envuelve este lugar de cuento cuyas largas calles empedradas finalizan en una Playa Mayor donde poder recrearse con unas cañas mientras sientes que no has abandonado el medievo. A su vez, el pueblo es famoso por su conocida “Noche de las velas”, fiesta que durante los dos primeros fines de semana de julio ilumina toda Pedraza.

Albarracín (Teruel)

Ubicado a 1182 metros de altura y bendecido por influencias que van desde las árabes hasta las románicas, Albarracín es el mayor orgullo de la provincia de Teruel. Un laberinto de callejuelas rojizas, casas de piedra y castillos en ruinas que gobiernan un escenario donde, no muy lejos, las Frías de Albarracín liberan al río Tajo.

Morella (Castellón)

La Comunidad Valenciana está llena de numerosos rincones con encanto, pero es al acercarnos a la provincia de Castellón cuando lugares como Peñíscola (escenario de la mismísima Juego de Tronos) o Morella se convierten en grandes sorpresas. En el caso de este último, el visitante quedará sorprendido ante la muralla de 2 kilómetros que contiene diversas casas solariegas topadas por un castillo ubicado a más de 1000 metros de altura. Sin duda, uno de los pueblos más bonitos de España.

Mojácar (Almería)

Englobado dentro de la red de Pueblos más bonitos de España, el almeriense Mojácar evoca el encanto blanco de un desierto en el que las pitas y las playas azul intenso acarician el cerro sobre el que se aloja. Dividido en una zona enfocada al turismo veraniego, entre neones, chiringuitos y discotecas, el pueblo original de Mojácar es todo un deleite de casas encaladas, patios floridos y encanto árido.

Fornalutx (Mallorca)

En plena Sierra de Tramontana, Fornalutx es uno de los pueblos más genuinos de las Baleares gracias a un entramado urbano que data de la Edad Media y despliega calles de piedra a las que se asoman maceteros de flores. Uno de los lugares clave a la hora de comprender la expansión de los habitantes y la industria de la isla en un escenario idílico antes de perderse por algunas de las mejores playas de Mallorca.

Teguise (Lanzarote)

Lanzarote es la más oriental de las islas Canarias, y como tal su orografía queda pincelada por las influencias africanas y un desierto en el que pueblos como Teguise sobresalen en mitad de un escenario surrealista. Antigua capital isleña, esta localidad de casas blancas y mercados de colores supone la mejor antesala al famoso Jardín de Cactus, una de las obras cumbre del artista César Manrique.

¿Cuáles son, en tu opinión, los pueblos más bonitos de España?