Todo lo que debes visitar en Florencia, la ciudad del renacimiento

Una de las ciudades más bellas del mundo aguarda al visitante desplegando un sinfín de palacios, museos y jardines mágicos imprescindible. No te pierdas todo lo que hay que ver en Florencia.

Piazza del Duomo

La gran plaza de Florencia, también conocida como Plaza de la Catedral, yace en el centro de la ciudad y es famosa por albergar las tres “joyas de la Corona”: El Battistero di San Giovanni, el Campanile de Giotto y, especialmente, la Catedral de Santa María del Fiore. Tres iconos que analizamos a continuación a fin de que conozcas a la perfección el corazón monumental y religioso de Florencia.

Battistero di San Giovanni

Inaugurado en 897, se cree que el baptisterio más famoso de Europa fue concebido como tributo al dios Marte, deidad protectora de la ciudad de Florencia. Un icono monumental cuyas tres puertas de bronce encierran la historia del que fue el lugar donde cada uno de los habitantes de la ciudad fueron bautizados hasta principios del siglo XIX. Al entrar, destaca su famoso techo de mosaicos que representan el Juicio Final, entre otros pasajes.

Campanile de Giotto

Con sus 14,45 metros de altura, el campanario más famoso de Florencia fue erigido entre los siglos XIII y XVI con el objetivo de alojar las campanas y que estas no alterasen la paz de ese otro gran monumento que conforma la Piazza del Duomo. . .

Catedral de Santa María del Fiore

Considerado como gran icono de la ciudad y la más fehaciente prueba del esplendor social y económico que Florencia vivió en los siglos XIII y XIV, la Catedral de Santa María del Fiore es todo un espectáculo para los sentidos. Un monumento de estilo gótico y renacentista que gira en torno a una gran cúpula de hasta 100 metros de diámetro que invita a ser contemplada desde el mencionado Campanile de Giotto o bien a ser visitada para descubrir unos secretos perfectamente descritos en unos frescos de Giorgio Basari que dominan la bóveda de la cúpula. Sin duda, uno de los lugares imprescindibles que ver en Florencia durante tu visita.

Palazzo Vecchio

En Florencia existen numerosos edificios icónicos, pero el más famoso de todos es sin duda el también conocido como Palacio Viejo, ubicado en lo menos fascinante Piazza della Signoria. Iniciada su construcción en 1299, el palacio actúa como museo y prueba del esplendor artístico que evocaba la familia de los Médici, estirpe que llegó a encargar parte de los frescos interiores a artistas como Leonardo da Vinci o Miguel Ángel, si bien estos se verían cubiertos poco después por los encargos a Giorgio Vasile que hoy día pueden contemplarse en el famoso Salón de los Quinientos. La perfecta excusa para, además, dejarse caer por una Piazza della Signoria asomada al río Arno y convertida en un pulmón artístico de la ciudad donde también destaca la presencia de la famosa Fuente de Neptuno.

Galería Uffizi

Considerada como una de las galerías de arte más importantes del mundo, la de los Uffizi extiende el encanto del Palazzo Vecchio, ya que este fue el lugar donde Cosme I de Médici alojó algunas de sus obras favoritas a fin de sustituir el palacio como residencia a mediados del siglo XVII. Un espectáculo para los sentidos en el que las obras están ordenadas de forma cronológica (ideal para empaparse de las diferentes corrientes artísticas de la época). Destacan, por supuesto, la presencia de obras como El Nacimiento de Venus de Botticelli o La Anunciación y La Adoración de los Magos de Leonardo da Vinci. Un imprescindible que ver en Florencia, sin duda.

Relacionado:   ¿Conoces el Parque Nacional de Ojców?

Ponte Vecchio

El río Arno surca la ciudad de Florencia regalando panorámicas exquisitas. Pero la mejor de todas es aquella que comprende el famoso Puente Viejo construido sobre su cauce. Una construcción que, a diferencia de otros semejantes, destaca por la presencia de diferentes casas colgantes que hoy día albergan varias tiendas de alta costura o el conocido como pasadizo vasariano, invención de la influyente familia Médici a fin de cruzar desde el Palazzo Veccho al Palazzo Pitti sin necesidad de ser vistos. Muy curioso.

Palazzo de Pitti

El gran enemigo de los Médici fue siempre la estirpe de Luca Pitti, un banquero que construyó este palacio en 1458 que, posteriormente, sería comprado por la familia rival. Un edificio que si bien no destaca por encima de otros grandes highlights que ver en Florencia mantiene una estética imponente y elegante además de diversas obras de arte que convierten a este en uno de los museos más recomendables de Florencia.

Jardín de Bóboli

Situado junto a la ribera sur del río Arlo, el Jardín de Bóboli se ubica tras el Palazzo Pitti, el cual sería adquirido finalmente por los Médici en 1550, aportando unos jardines que unen el mencionado palacio con la Fortaleza del Mirador, si bien el resto de los terrenos fueron ornamentados durante el siglo XVII. Destacan sus sinuosas sendas o monumentos como el teatro, su réplica de la Fuente de Neptuno y diferentes estatuas que inmortalizan el esplendor de la antigua Florencia.

Piazza de Santa Croce

Las plazas no faltan en Florencia, prueba que confirma la presencia de la infravalorada Piazza de Santa Croce. Un espacio rectangular definido por la estatua de Dante que invita a conocer los palacios que la franquean o, especialmente, la famosa Iglesia de Santa Croce, sede de la órden franciscana además de lugar donde yacen las tumbas de Miguel Ángel, Galileo Galilei o Maquiavelo, además del cenotafio de Dante.

Estos mejores lugares que ver en Florencia confirman el encanto y majestuosidad de una de las ciudades monumentales más importantes del mundo. El perfecto umbral a la hora de conocer una zona de La Toscana que eclosiona en forma de pueblecitos rojizos, bodegas deliciosas o iconos como la famosa Torre de Pita, situada a 100 kilómetros de esta meca del renacimiento.

¿Te gustaría visitar Florencia durante los próximos meses?