Las mejores playas de España para hacer surf

Si te gustan las emociones fuertes, estas siguientes mejores playas de España para hacer surf prometen olas épicas y experiencias inolvidables.

Zarautz (Cantabria)

El surf llegó a España desde el mar Cantábrico en los años 60, extendiéndose a lo largo de la siguiente década por el resto del país. Una época cuyos ecos aún podemos inspirar en Zarautz, una playa ubicada no lejos de San Sebastián y cuyos 2.5 kilómetros de extensión, sus olas rebeldes o su ambiente calmo la convierten en una de las mejores playas de España para hacer surf.

Playa de Somo (Cantabria)

En 1963, el primer español en lanzarse al mar sobre una tabla de surf fue Jesús Fiochi, aventurero encargado de extender una fiebre por las olas que no tardaría en alcanzar otras costas del país. Décadas después, la Playa de Somo puede no ser la playa más agitada del norte, pero sí la más icónica. Ideal para recorrerla mientras “Surfin’ USA” de The Beach Boys suena en tus oídos y la cercana ciudad de Santander promete nuevas experiencias. Aunque, si lo prefieres, siempre puedes quedarte aquí, en esta Reserva Natural del Surf donde no faltan alojamientos y escuelas especializadas que te harán sentir como en casa.

Playa de Rodiles (Asturias)

Considerada como una de las mejores playas de España para hacer surf, la de Rodiles es un paraíso enmarcado en esta costa de ensueño donde la presencia de una ría y sus contornos abruptos regalan olas de infarto. El perfecto lugar para surfistas de todos los niveles y edades, especialmente si buscas relajarte en un entorno único entre sidra, escuelas surferas y jornadas intensas adentrándote en un mar Cantábrico fascinante.

Playa de Salinas (Asturias)

Aún más emocionante que la vecina Playa de Rodiles, la de Salinas es famosa por unas olas que rompen por ambos costados y que pueden alcanzar hasta los 2 metros de altura. Si bien la playa también es frecuentada por turistas y domingueros, su entorno casi salvaje, tan solo interrumpido por la presencia del tranquilo pueblo de Salinas, se convierte en uno de los mejores lugares de nuestro país para dejarse llevar por un swell inesperado.

Playa de Razo (Galicia)

El norte de España es, sin duda, uno de los mejores lugares para practicar surf de toda Europa. Un mar de posibilidades que eclosiona en lugares como esta bella playa no lejos del pueblo de Carballo, en La Coruña. Con 5.5 kilometros de extensión, la Playa de Razo es ideal para los surfistas experimentados, ya que ofrece diversos puntos en los que enfrentarse a algunas de las olas más bravas de la costa española.

Playa de los Lances (Cádiz)

La conocida como Costa de la Luz que baña la provincia de Cádiz encuentra en Tarifa una de las grandes mecas del surf de nuestro país. Lugar estratégico gracias a su ubicación entre el Mediterráneo y el océano Atlántico, Tarifa encuentra en su mítica Playa de los Lances el mejor escenario para domar el swell durante los meses de invierno y primavera, ya que en verano está prohibido practicar surf, windsurf, kitesurf y demás deportes acuáticos.

Relacionado:   Mitología azul: las mejores playas de Creta

Playa del Palmar (Cádiz)

Si te dejas seducir por el pueblo blanco de Vejer de la Frontera, quizás quieras descender de las montañas y acercarte a la Playa del Palmar. Un rincón que no solo regala tardes de chiringuito y algunas de las mejores puestas de sol de nuestro país sino también una colección de olas que hará las delicias de los surferos más atrevidos a través de esta playa de hasta 4 kilómetros de extensión. Como guinda, nada mejor que una ensalada de pulpo para contentar los estómagos mojados. Una de las mejores playas de España para hacer surf, sin duda.

Punta Umbría (Huelva)

Colindante con el no menos surfero país de Portugal, el sur de España termina en la provincia de Huelva, una de las más variadas de nuestro país contando desde los humedales de Doñana hasta los paisajes marcianos de Ríotinto. Un lugar donde playas como Punta Umbría evocan el espíritu surfero de quien se acerca a este rincón de ensueño, atardeceres y olas atlánticas ideales para liberar adrenalina.

El Quemao (Lanzarote)

Árida y mágica, la isla de Lanzarote es la más oriental de las Canarias y, por lo tanto, la que regala paisajes más desérticos y solitarios. Un enclave de ensueño donde la playa de El Quemao, junto con la no menos famosa Famara, configura el perfecto patio de recreo para amantes de los tubos intensos en contraste con el ambiente tranquilo del pueblo de La Santa, en el noroeste de la isla. Ideal para desconectar del mundo y fundirse con un Atlántico que susurra.

Sotavento (Fuerteventura)

La isla bautizada como “Playa de Canarias” conforma un conjunto de volcanes dormidos, dunas eternas y pueblecitos asomados al mar irresistibles. Pero si hay un aspecto por el que destaca la isla es la presencia de playas surferas como Sotavento, en la zona sureste de Fuerteventura. Un paraíso donde un enorme charco formado por el Atlántico supone el mejor punto de partida para los amantes del surf, especialmente para los principiantes.

Playa del Confital (Gran Canaria)

Concebida como la isla-continente por la variedad de contrastes, paisajes y microclimas que encierra, la más poblada de las islas Canarias se abre a una larga lista de playas surferas de entre las que destacamos la Playa del Confital. Ubicada en Las Palmas de Gran Canaria, esta ensenada cuenta con una ubicación alejada del centro urbano, rodeada de naturaleza y prometiendo los mejores tubos del norte del archipiélago. El Atlántico en estado puro.