Comida típica de Polonia

Comida típica de Polonia

Alta en grasas, sabor y condimento, la comida típica de Polonia ofrece un sinfín de sabores y opciones que conquistará a los mejores comensales.

Aunque la principal influencia de la gastronomía polaca es eslava, especialmente en el uso de avena en sus recetas, la comida de Polonia es resultado de un pasado lleno de matices franceses, armenios, alemanes y hasta turcos.

Una cocina considerada como generosa y también alta en grasas en la que las famosas salchichas polacas se combinan con quesos propios, platos con mucha col (el conocido como bigos es la delicia nacional) o pescado ahumado. Un deleite para los sentidos en el que nos adentramos a través de estos siguientes platos típicos de Polonia que contentarán a todo viajero que se deje caer por ciudades como Cracovia o Varsovia:

Bigos

El plato nacional de Polonia se compone de col fermentada similar al chucrut, trozos de salchicha, setas y ciruelas. El braseado de esta comida puede durar varios días, ya que cuanto más cocinado esté, mucho mejor. Aunque en algunas zonas se le añade vino rosado para potenciar su sabor, en tiempos antiguos era común echarle miel al resultado final. El plato más famoso de la comida típica de Polonia gustará a todos aquellos comensales amantes de la cocina suculenta y grasienta. 

Barszcz czerwomy

En Polonia existen infinidad de sopas con las que comenzar cada una de las comidas a fin de preparar el estómago para los platos más contundentes. Pero sin duda, de todas ellas la más famosa es esta Barszcz Czerwony, una sopa de remolacha a la que también se añade col, cebolla, ajo y patata para culminar con un pegote de crema agria en la superficie como forma de contrarrestar el sabor dulce. Sin duda, uno de los platos imprescindibles de la comida típica polaca.

Relacionado:   Te ayudamos a preparar tu viaje a Malta

Zurek

Otra de las sopas más famosas de Polonia es este zurek, plato ideal para quitar la resaca de vodka según los propios polacos. Elaborada con patata y harina de centeno, a la combinación se añade salchicha blanca de cerdo y huevo duro, asegurando que la mezcla quede consistente. Lo mejor de todo es el “plato”: un plan de hogaza en cuyo interior se sirve esta sopa ideal para soportar las inclemencias de un frío día en tierras polacas.

La comida de Polonia es resultado de un pasado lleno de matices

Pierogi

Similar a los ravioli, pero procedentes, según la leyenda, de Mongolia durante su intervención en los países de Europa del Este, los pierogi conforman otra de las más importantes delicias de la gastronomía polaca. Una masa rellena de col, huevo, carne, cebolla o incluso fruta que se cuece a fuego lento para después freírla con mantequilla. Existen diversas variantes de este plato en otros países cercanos como Rusia, donde se consumen con crema agria.

Kielbasa

Si existe un producto consumido de forma masiva en Polonia, ese es la salchicha blanca de cerdo llamada kielbasa. El alimento estrella de las parrilladas al aire libre del país se suele consumir acompañado de verduras como col o cebolla. Irresistible.

Szarlotka

Uno de los postres más famosos de Polonia consiste en una tarta de manzana con un cierto toque a vainilla y que suele acompañarse con nata montada. Deliciosa.

¿Cuál de estos platos típicos polacos te llama más la atención?